Inteligencia Emocional – Estados de Ánimo y Emociones

Por: Henry Sánchez Rondón

¿Cómo se encuentra usted hoy? es muy importante esa pregunta, hagámosla a ver qué respuesta obtienes.  Si te encuentras en un estado positivo y optimista, fabuloso, eso sí, no te dejes llevar de ese entusiasmo desbordante ya que lo más probable es que te lleve a realizar comportamientos impulsivos, lo cual, te puede conducir a  actuar sin pensar. Ten en cuenta que las emociones positivas pueden ser un arma de doble filo, en especial para aquellos que no han aprendido a manejar o administrar sus emociones.

Ahora quiero que te imagines  presentando un proyecto que  has venido pensando hace mucho tiempo y lo llevas en tu interno  con mucho  entusiasmo. Tanto que te comprometes  a dirigirlo de manera voluntaria, a pesar que sabes que te encuentras saturado de carga laboral y otros compromisos. Cómo también puedes imaginarte que lograste un ascenso, donde en ese instante puedes perder  el control  de actuar, se te puede cruzar el ego y además es probable que te jactes ante los demás del logro, de paso hasta nos podemos encontrar con alguno que había aspirado al ascenso y fue rechazado.

Eso es lo que deseo que análisis y pienses por un instante de esas situaciones.  Y lo más seguro es que de esos dos ejemplos, pudiesen existir muchos más. Al analizarlos podemos darnos cuenta de esos estados y  aprender muchísimo sobre el manejo de nuestras emociones. Así cómo hemos aprendido algún arte o dominar el área de  español o de las matemáticas o del  mercadeo.

El poder conocer y entrenarse  en el desarrollo de las habilidades emocionales, permite desarrollar la capacidad de administrar las emociones idóneas para cada acción y manteniendo el equilibrio emocional; pudiendo transmitir hacia los demás estados de ánimo para generar actitudes y respuestas positivas;  aprendiendo a evaluar el costo emocional de situaciones o acciones; desarrollando destrezas sociales, forjando y manejando relaciones con diferentes tipos de gentes.

Es importante tener en cuenta  la distinción entre estados de ánimo y emociones. Aún cuando entendemos que ambas actúan sobre la base de predisposiciones  a efectuar  determinadas acciones  que llevamos a cabo.

Estados de Ánimo

Son las emociones de largo plazo en que cada persona se encuentra inmersa en forma recurrente, como por ejemplo el optimismo, la ansiedad, el resentimiento etc.

Emoción

Es la respuesta a un evento determinado. Un ruido en la noche provoca miedo, una reprimenda que causa enojo, un llamado de atención que causa miedo, etc.

Cuando una emoción se mantiene durante algún tiempo, por ejemplo es porque se sostiene el acontecimiento que la originó, se convierte en un estado de ánimo, el cual condiciona fuertemente nuestras acciones, ya que éste vive en el trasfondo desde el cual actuamos.

Estados de ánimo y emociones son entonces, predisposiciones de las personas a actuar de alguna manera determinada, que tienen desempeño directo en la organización, no sólo en las acciones que emprenden, si no en la calidad de las mismas, en sus errores y sus aciertos.

Una vez que somos capaces de reconocer nuestros diferentes sentimientos, nuestra posibilidad de controlarlos es mucho mayor. ¿Porque es importante hacerlo? Porque su estado de ánimo influencia en gran medida lo que usted haga. Cuando usted está triste, se mostrará retraído. Cuando está contento, derrochará buen humor. Pero si usted no sabe cómo está, entonces tampoco sabe cuál es su forma de actuar más probable, y por  tanto, no estará seguro de cómo ponerla en práctica.

La aptitud emocional no se puede mejorar de la noche a la mañana, porque el cerebro emocional tarda semanas y meses en cambiar sus hábitos, no horas, ni días. Para llegar al punto en que un hábito nuevo reemplace a otro se requiere de cierta práctica. Los estudios realizados sobre los cambios de conductas demuestran que, cuanto más tiempo pasa alguien esforzándose por cambiar, más durable es el cambio.

Cuando la persona tiene un conocimiento eficaz sobre la Inteligencia Emocional puede encauzar, dirigir y aplicar sus emociones, permitiendo así que las mismas trabajen a favor, y no en contra de su personalidad.

De esta forma, las emociones pueden guiar todas las actitudes de nuestra vida hacia pensamientos y hábitos constructivos, que mejoren en forma absoluta los resultados finales que queremos alcanzar.

Esta entrada fue publicada en estados de ánimo, Estados de ánimo y emociones, estados emocionales, habilidades emocionales, inteligencia emocional, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Inteligencia Emocional – Estados de Ánimo y Emociones

  1. inteligenciaemocionalpnlt dijo:

    Muy interesante el artículo, y en mi caso, llega en momento oportuno. Hay veces las personas insistimos en obtener un determinado logro, pasa un termino muy largo, seguimos insistiendo, pero, como que no estamos preparados para el resultado. Que bueno se nos advierta que precisa de la inteligencia emocional para saber que hacer con el éxito o la frustración.
    Gracias. MIGUEL ANGEL

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s